Les Mensonges de Lisette

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Les Mensonges de Lisette

Mensaje  Casiopea el Lun Jun 28, 2010 10:07 pm

Les mensonges de Lisette

Título: Les mensonges de Lisette (las mentiras de Lisette)
Autor: Pues yop ^^ Casiopea, Cas, Casi...
Género: Creo que fantastico y (intenta ser) de aventuras y cosa rara
Sinopsis: Me llamo Lisette Bourdais, aunque todo el mundo me llama Lise. Para que sepáis, tengo muy malas pulgas y soy asesina a sueldo. Y, desde hacía un tiempo, todo iba relativamente bien en mi vida...Hasta que empecé a pensar que la mala suerte tiene dos alas negras y los ojos grises...
Personajes: Por ahora Lise es la principal...Ya vendrá es señor "mala suerte" Twisted Evil
Ambientación: Siglo XXI, año 2010, Madrid XD (si las descripciones de Madrid no son buenas, tenedme paciencia, que yo vivo en Barcelona...)
Otros: Se me ocurrió la idea cuando mi madre me contó que estubieron a punto de llamarme Lisette. Me traumé mucho y pensé: Oye, ¿y si mi vida fuese toooodo lo contrario a la mía actual? Y aquí ta' ^^
Si juntais el título de los capítulos (más el prólogo) sale un mini poema, que no llega a tal, en donde hay una metáfora que, supuestamente, advierte a Lise (sip, tengo muuucho tiempo libre XDD)
Posible portada:
Spoiler:

Ahí va...
Prólogo:
… Ne joue pas, jolie, …

<< Por favor, Lise, tú tenías un futuro mejor. >>
Empecé a quitarme los zapatos con cuidado, para no hacer ruido. Los dejé cuidadosamente en el suelo y avancé lentamente hacia Kappa.
<< Vuelve a Finistère y olvida todo esto. >>
Kappa tenía arrellenado el voluminoso cuerpo en una enorme butaca beis de piel, que armonizaba correctamente con el resto de la estancia. Mis pies dejaron, en un momento dado, de rozar el suelo, y empezaron a desplazarse por una mullida alfombra blanca -de pelo de armiño, presumí-. Eso me permitió acercarme más al sujeto que tecleaba su informe semanal en su portátil, como cada jueves. Y ese, si todo iba bien, sería su último jueves.
Cogí una estatuilla de bronce que descansaba sobre la mesita que había detrás de Kappa y me coloqué justo detrás de él. Con un rápido movimiento, levanté mi mano y descargué el golpe contra el enorme cuerpo. La estatuilla le asestó en medio de la cabeza y le tiró al suelo. Jadeando, Kappa se giró y me observó desde la alfombra. Me dio la sensación de que no entendió nada, ni siquiera cuando mi bala le perforó el corazón.
Sólo entonces suspiré. Ya está, se acabó. Busqué mi móvil por entre los bolsillos de mi pantalón y, cuando di con él, marqué un número privado que hasta yo misma desconocía. Esperé tres pitidos hasta que la voz de hombre, despreocupada, me respondió con desinterés.
– ¿Algún problema? –preguntó.
– No. Kappa ha caído –le respondí.
– ¿Te ha visto alguien? ¿Has dejado huellas? –Lucas hablaba como si me estuviese preguntando << ¿Has comprado el pan? >>.
Le bufé al teléfono.
– ¿Tú por quién coño me tomas? Claro que no he dejado huellas –mientras decía esto, iba colocándome los zapatos y guardando mi Glock (una maravillosa 22) en la chaqueta. Le dirigí una última mirada al cuerpo de Kappa, tendido en el suelo y pensé que el ama de llaves tendría que fregar la alfombra blanca con manchas granates durante horas.
– Tienes un avión con destino a Madrid en dos horas –me comunicó Lucas–. Sal de ahí antes de que te pillen.
Y colgó.
Tuve el sentido común de llevarme conmigo la estatuilla de bronce, junto con las huellas dactilares que ésta tenía.
Salí de la mansión como había entrado. Por la puerta de la cocina, rodeando al pobre cocinero que había tenido la mala suerte de verme entrar. Lancé un suspiro de pesar y le observé.
– Échale la culpa a tu jefe, por mandarte a cocinar a las cuatro de la mañana –le dije. Y, acto seguido, me largué de allí.

. . . . .

Estuve caminando un buen rato por el barrio residencial hasta llegar a las carreteras más transitadas. Allí me fue más fácil coger un taxi e indicarle al conductor que quería llegar al aeropuerto.
– Y rápido –le ordené.
Me acomodé en el asiento y suspiré aliviada. Ya está, pensé, ahora puedo volver a ser yo.
<< Hasta que vuelvan a llamarte. >>
Me deshice de todos mis pensamientos, me deshice de los recuerdos de Kappa, lancé fuera de mí las caras de los muertos y me sentí vacía. Vacía y aliviada, y contenta.

Llegar a Madrid fue como siempre. Recibí una llamada de Ángela para preguntar si el viaje había ido bien, y le mentí, cómo no, y le dije que había tenido tiempo incluso de visitar La Alhambra. Cosa estúpida, porque había pasado esos dos días en Estocolmo.
Pero, por lo demás, todo fue bien. Llegué a casa y esperé a recibir la llamada de Lucas diciéndome que quería un informe y bla, bla, bla…El mismo rollazo de siempre. Bueno, mientras tanto, yo tenía que volver a ser una persona normal...

. . . . .

Por cierto, me llamo Lisette, aunque todo el mundo me llama Lise. Y, si aún no lo habéis adivinado, mi trabajo consiste en cargarme a diferentes tíos que no les caen bien a mis jefes. Asesina a sueldo, sicaria, criminal…Cómo queráis llamarme, aunque es un trabajo como cualquier otro.
La cuestión es que todo iba "relativamente bien" en mi vida…, hasta que me di cuenta de que la mala suerte tiene dos alas negras y los ojos grises.




Bueno, la verdad es que me apetecía colgar la historia que tengo entre manos para, no sé, que critiqueis un poquito ^^... Por favor, sed comprensivos y pensad que es la primeria historia "larga" que se publica en el foro XD No tiréis muchos tomates, per favore!!!

Ci vediamo!!

P/D: Si alguien sabe francés y me pilla faltas durante el texto (en francés XD) que me lo diga, que yo de ese idioma, ni papa Grazie!!

Casiopea
Visitante conocido

Femenino Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 16/05/2010
Localización : quitando telarañas...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les Mensonges de Lisette

Mensaje  Daenerys el Jue Jul 01, 2010 1:59 pm

Mmm, interesante... Smile Me gusta la pinta que tiene la historia, sobre todo eso de dos alas negras y los ojos grises...Si es loq ue creoq ue es suena muy pero que muy bien Twisted Evil Por cierto, no se por qué, pero durante todo el principio pensaba que Kappa era un gato (un gato gordo, para mas señas Laughing ) confused confused No se de donde salió esa idea, pero el caso es que he tardado en pillarlo xDD

Bueno, está bastante bien escrita y no he pillado ninguna falta... Razz Sigue así, que este capítulo se me ha quedado corto xDD

Auf wiedersehn :3

Daenerys
Baúl empolvado

Femenino Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 01/05/2010
Localización : Reclutando foristas para el Ático ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les Mensonges de Lisette

Mensaje  Casiopea el Jue Jul 01, 2010 6:31 pm

Gracias por pasarte, Dany ^^!! El señor mala suerte es lo que crees que es (XDD) Twisted Evil
Eso me permitió acercarme más al sujeto que tecleaba su informe semanal en su portátil, como cada jueves. Y ese, si todo iba bien, sería su último jueves.
Me he imaginado a Kappa como un gato haciendo eso de allí arriba y me he partido Xd Aishh, hoy estoy de risa floja, la verdad Laughing
Me alegra muchísimo que te "guste" y ya actualizaré pronto, así vas a pillar un poco mejor de que va todo esto ^^ Grazie por pasarte!!!

Ci vediamo!!

Casiopea
Visitante conocido

Femenino Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 16/05/2010
Localización : quitando telarañas...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les Mensonges de Lisette

Mensaje  Casiopea el Lun Jul 12, 2010 5:03 pm

Capítulo 1
…Près de l'abîme…

– De verdad, eh. Los tíos son unos gilipollas –iba diciendo Sonia. – O te quieren para un polvo rápido o no te quieren.
Si Ángela y yo nos reímos, fue por puro compromiso. La verdad es que paso bastante de criticar a los hombres. Pero Sonia siguió hablando y Ángela fue dándole consejos, y yo me limitaba a hacerles creer que las oía.
Sonia y Ángela vendrían a ser, por decirlo de algún modo, mis “amigas”. Si estaba con ellas era porque mi tía siempre solía repetirme que las relaciones humanas son importantes.
– Si no te relacionas con ningún ser humano, acabas siendo un ermitaño y, por último, dejas de parecerte a una persona –me sermoneaba.
Así que ahí estaba yo todos los viernes, sentada en un bar de Madrid, con dos chicas como de mi edad, hablando de problemas triviales y llevando dos vidas paralelas. Genial, ¿eh?
Sonia tiene unos veinticinco años y vive en un piso compartido con su prima de treinta y tantos. Trabaja como camarera y es muy poco decorosa, la chica. Para que nos entendamos, se la pasa de fiesta en fiesta y cada noche con un acompañante diferente. Le resulta fácil llamar la atención de los hombres con un físico como el suyo. Piernas largas, curvas suaves, cara en forma de corazón, espectacular melena azabache…Prototipo de morenaza buena, vamos.
En el otro extremo, esta Ángela. Estudia medicina y yo a veces me pregunto qué hace alguien así con compañías cómo nosotras. Ángela, a decir verdad, hace verdadero honor a su nombre, porque es la persona más dulce que he conocido jamás. Entiende a todo el mundo a la perfección y muy pocas veces la he oído criticar a alguien. Ni siquiera despotrica a Sonia. Y, eso, es muy difícil.
– ¿Tú qué dices? –me preguntó Ángela, sacándome de mi ensoñación mental. La miré sin entender.
– ¿Que qué digo de qué?
Sonia bufó y Ángela disimuló una risita tonta.
– Del tío que no para de mirarte a tu derecha –contestó Sonia con una mueca que, por su propio bien, espero que no fuera de asco.
Disimuladamente, miré hacia la dirección que me indicaban. Sentado en la barra, un hombre de unos treinta años, con el pelo castaño medio despeinado dándole un aire de me-acabo-de-despertar, me miraba airado. Al principio, no lo reconocí. Pero, al ver el pantalón de camuflaje y la camisa azul oscuro de cuadros escoses me di cuenta enseguida de quién era. Lucas.
<< ¡Mierda! >>
Había pasado una semana desde el encargo de Kappa y Lucas seguramente había intentado localizarme. Al no encontrarme, lo más probable es que pensarían que yo me había largado con la pasta a alguna Isla Griega o algo así.
– Me mira así porque me conoce –musité a mis amigas. Antes de que pudiesen hacerme comentarios estúpidos, me levanté y me acerqué hasta dónde él estaba.
Me esperaba observándome con una ceja alzada y su mirada pedía unas cuantas explicaciones. Abrí la boca para soltarle alguna mentira de las mías, pero él se me adelantó con un gesto de cabeza.
– ¿Dónde te habías metido? –me preguntó. Cuando iba a responderle, levantó la mano y me indicó silencio–. Sabes qué, da igual, creo que prefiero no saberlo…
– Te juro que no lo hago a propósito, pero se me estropeó el móvil y olvidé decírtelo–mi patética excusa…era cierta a medias. La verdad es que no tenía ni idea de dónde había metido el maldito teléfono. Le miré suplicante –. Anda, ¡créeme! Y no se lo digas a ellos, por favor.
Me miró un largo rato, sospesando la posibilidad de enviarme al frente y decirle a los jefes que había estado ilocalizable durante una semana. Pero lo que, posiblemente, él sentía por mí le obligó a aceptar mi petición. Lo supe antes de que me lo dijese.
– Sabes que debes estar localizada siempre, atenta a cualquier llamada… –vaciló, pensando si debía decirme algo más– Lise, fue un punto muy importante del trato y lo sabes.
Asentí y le prometí no volver a desaparecer. Después de eso, Lucas se marchó. Se fue preocupado, como siempre. Se preocupaba por mí desde que yo tenía diecisiete años. Y creo yo que seguiría preocupado por mí toda su vida.
Cuando volví a la mesa, mis amigas me miraban, expectantes.
– ¿Y bien? –preguntó Sonia.
– Y nada. Es un compañero de trabajo –le respondí cortante. Hablar con Lucas me había puesto triste y, en consecuencia, de mal humor–. Tengo que irme, ¿vale? Ya nos veremos.
Parecía que Sonia iba a protestar, pero Ángela se le adelantó.
– Ya nos llamarás, ¿OK?
Asentí y me despedí saludándolas con la mano.

. . . . . .


Bueno, aquí hay algo pa' criticar un poco, que en verano la crítica y el zapping son deportes oficiales XD Pos eso, grazie por leer!!

Ci vediamo pronto!!

Casiopea
Visitante conocido

Femenino Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 16/05/2010
Localización : quitando telarañas...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les Mensonges de Lisette

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 8:39 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.